El origen del mariachi

El origen del mariachi

mariachis

La música tradicional en México es muy importante y es que los mariachis son el son clásico y cultural que nos caracteriza.

A finales del siglo XVII, los cocas -el grupo étnico predominante en Cocula- inventaron instrumentos como la vihuela y el guitarrón para sustituir al laúd y al contrabajo. Esto le imprimió aún más carácter y personalidad al mariachi.

La música fue echando raíces en la región, sobre todo como la banda sonora de fiestas y reuniones. Para finales del siglo XIX, varios grupos de mariachi se dieron a conocer en Cocula y la cercana Tecalitlán. Fue en aquel entonces que el mariachi llegó a la Ciudad de México.

En los últimos años del Porfiriato, México pasaba por una etapa de fascinación con todo lo francés y lo europeo en general, por lo que el mariachi era considerado música para el populacho. Sin embargo, la Revolución Mexicana cambió esta percepción y, de pronto, el mariachi estaba por todas partes y era algo de lo cual sentirse orgulloso.

Precisamente, a principios del siglo XX, el Mariachi de Cirilo Marmolejo introdujo el traje de charro como un uniforme para los grupos de mariachi. La idea fue tan exitosa, que en poco tiempo fue imitada por la mayoría de los conjuntos y se convirtió en la norma.

Fue la misma agrupación de Marmolejo quien, en la década de 1930, incluyó el sonido de la trompeta. Sería la última gran innovación en la historia del mariachi.

El momento cumbre del mariachi llegó durante la campaña presidencial de Lázaro Cárdenas, quien se llevó de gira por todo el país al Mariachi Vargas de Tecalitlán. Este hecho encumbró al mariachi en lo más alto de la pirámide cultural. En los siguientes años, las películas rancheras terminaron de popularizar el género.

En la actualidad, los alcances del mariachi son globales. En lugares tan lejanos como Japón y Sudáfrica se pueden encontrar conjuntos tocando esta alegre música y cantándola en el idioma local. Pero, como todas las cosas, el mariachi tiene un origen y ese, orgullosamente, es nuestro México y su combinación única de influencias culturales.

mariachis

La referencia da cuenta que el vocablo mariachi de inicio, ya era utilizado en años previos (1852) a la Intervención Francesa (1862-1867), por lo atribuirle un origen europeo es descartable.En cuanto a la circunstancia descrita por la cita, es importante rescatar el hecho de que se defina a “los mariachis” como sinónimo del fandango, el desorden ocasionado por las personas que participan de esas “diversiones”. Nuevos hallazgos darían cuenta de que la palabra mariachi no solo definía el ambiente festivo, –la diversión desordenada de algunos individuos–, sino también al grupo de músicos los cuales.  Ciertamente eran repudiados por algunos sectores de la población en Guadalajara, de tal manera que en su momento le llamaron “miserable y ridículo mariachi”, cuando tocaba por las calles durante una jornada del año de 1888.

La localización de nuevos documentos permitió descubrir que el mariachi no solo era la música, el grupo o el fandango, sino también la designación de un lugar ranchos en la zona de Nayarit  durante el siglo XIX confirmaron esa acepción-, y hasta la denominación de un instrumento –la tarima donde se zapatea y se acompaña la música.

Cabe señalar que algunos de los investigadores contemplan al mariachi como una tradición de origen compartido por diversas regiones del occidente: Jalisco, Michoacán, Colima  y Nayarit se han considerado como la región nuclear desde donde comenzó a expandirse el mariachi hacia otros estados y regiones; las zonas que hoy constituyen Sinaloa, Sonora, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, Guerrero, Oaxaca y la California novohispana,  serían las primeras zonas de expansión y recepción de esos mariachis, que por medio del comercio, los conflictos armados y/o la migración, transmitieron su tradición la cual, al mismo tiempo,  fue configurando, adaptando e innovando elementos que la enriquecieron hasta hacerla lo que es hoy.

En dichas innovaciones y adaptaciones estuvo inmersa la instrumentación. Muchos instrumentos transitaron y transitan por el mariachi: la vihuela, la guitarra de golpe, los violines, arpas, la tambora, el guitarrón, la tarima –tambor de pie– y algunos más, se adoptaron y adaptaron para darle vida a canciones, sones, jarabes y minuetes antiguos, géneros mariacheros ejecutados en las primeros tiempos de la tradición.  Los corridos, las polkas, el vals, los chotises, las mazurkas y algunos otros géneros, se incorporarían al repertorio mariachero fortaleciendo y renovando al mariachi de cara a su masificación y popularización en los medios de comunicación en pleno siglo XX.

La trompeta se agregaría también a la alineación que se volvería icónica del mariachi, no sin cierta resistencia por parte de algunos mariachis y ciertos sectores del público que gustaban ya del  mariachi con base de cuerdas a principios del siglo XX.En la Ciudad de México, el mariachi comenzó a buscarse un lugar en el gusto del público, aunque para ello debió adaptarse a las condiciones que la ciudad le iba imponiendo

¡Vota aquí!
¡Ya votaste, gracias!

About The Author

mariachisgaribaldi

¡Vota aquí!
¡Ya votaste, gracias!
Call Now Button
WhatsApp Mándanos WhatsApp